Consultoría

La Igualdad de Oportunidades no debe ser vista como una imposición legal, o sólo como un tema de Justicia Social: es fundamental para una empresa moderna, que optimiza sus recursos y apuesta por nuevas formas de gestión y retención del talento.

La rentabilidad del potencial humano de cada empresa dependerá de las condiciones que ofrezcan. Una plantilla productiva es una plantilla motivada, formada, valorada y libre de sexismo y discriminación. Las empresas que invierten en el respeto y la adopción de medidas de Igualdad de Oportunidades consiguen importantes beneficios:Incremento de la productividad, Retención del talento, Mejora del clima laboral, Mejora de la imagen externa y mejor preparación para el futuro.

Diseñamos, asesoramos y ejecutamos proyectos:

Para conseguir los objetivos fijados, un Plan de Igualdad deberá contemplar: acceso al empleo en igualdad de oportunidades, clasificación profesional, promoción, formación, retribuciones, conciliación de la vida laboral, familiar y personal etc.
Gender Capital ofrece personas expertas desde el inicio hasta el final del proceso, llevando a cabo actuaciones de: análisis de situación, soporte técnico y equipamiento y evaluación.

Análisis de la situación respecto a la igualdad de oportunidades de administraciones y empresas.
El diagnóstico tiene como objetivo conocer la situación una entidad y detectar las discriminaciones que se estén produciendo, para actuar prioritariamente sobre ellas. Un diagnóstico bien realizado puede aportar una gran cantidad de información respecto a la situación de una organización en torno a la igualdad, con él podemos descubrir que por ejemplo una empresa que no tiene problemas en el acceso de mujeres, incluso que su plantilla la formen mayoritariamente mujeres, pero ello no impide que existan discriminaciones como por ejemplo, la promoción a determinados puestos de trabajo.

Muchas medidas de conciliación no tienen coste para la empresa, constituyen tan sólo una cuestión de cultura empresarial. Este es el gran factor impulsor de la igualdad entre mujeres y hombres en la empresa.
Algunas de estas medidas son: posibilidad de establecer distintas formas de adaptación a la jornada laboral, medidas para potenciar la flexibilidad de tiempo y espacio, trabajo por objetivos…
La empresa del siglo XXI tiene que cambiar su modelo organizativo para ajustarlo al nuevo modelo de sociedad donde el conocimiento, la flexibilidad y el capital humano marcan la diferencia: trabajador y trabajadora dejan de ser personas asalariadas para ser el objetivo fundamental del proceso productivo y sus decisiones e ideas son tomadas en cuenta.

La temática de acoso sexual y discriminatorio aparece en la ley de Igualdad efectiva entre mujeres y hombres, y exige de manera explícita la aplicación de medidas concretas para prevenir el acoso sexual y el acoso por razón de sexo en el trabajo; así como los procedimientos específicos para dar cauce a las denuncias o reclamaciones que puedan formular quienes hayan sido objeto del mismo.