Formación

Diseñamos jornadas, talleres y eventos relacionados con la Igualdad de Oportunidades entre hombres y mujeres. El apoyo técnico desde Gender Capital, se centra en la prevención y en la acción. Formación dirigida a mandos intermedios y responsables que aporten herramientas para identificar estas situaciones y evitar que se perpetúen en el ámbito laboral.

  • Jornadas de sensibilización abiertas a todo el personal

  • Talleres de formación a altos mando o mandos intermedios

  • Eventos inspiradores

La formación en materias relacionadas con la perspectiva de género ayuda a concienciar a la totalidad de la plantilla de los beneficios que supone para la empresa adoptar políticas y estrategias de conciliación e igualdad entre mujeres y hombres.
Los programas formativos basados en materia de conciliación e igualdad deberían diseñarse en tres fases:

  • Sensibilización y concienciación, información y detección de necesidades.

  •  Formación exclusiva en Igualdad y Conciliación.

  • Formación especializada para el desarrollo profesional y personal.

 

Algunas de nuestras propuestas:

  • Perspectiva de Género en las organizaciones

El Enfoque o Perspectiva de Género aporta otra mirada a las relaciones y comportamientos que se dan en la interacción entre mujeres y hombres, a las funciones y roles que asume cada quién en sus respectivos núcleos de convivencia, y por último, aporta a sus “diversidades”.
Desde GC aportamos estrategias y herramientas que permitan a las organizaciones llevar a la práctica el enfoque integrado de género.

  • Empoderamiento y Liderazgo desde el Género

La cultura organizativa influye en el modo en que se ejerce el liderazgo, ya que el estilo adoptado por los/as líderes también afectarán a los valores y normas de la organización.
Los estereotipos de género tienen ese peligro, nos etiquetan, nos limitan a la hora de descubrir nuestras propias capacidades y habilidades, y cuando las ponemos en práctica, son juzgadas de manera positiva o negativa en función de si cumplimos o no con el patrón de comportamiento establecido en el manual de instrucciones a seguir en nuestras organizaciones, familia, grupo de iguales, pareja…
Empoderarnos significa empezar a ganar el control sobre nuestras decisiones, capacidades, habilidades…, en definitiva, sobre nuestras propias vidas. Desnudar los estereotipos de género que se han instaurado en nuestros cuerpos, en nuestra manera de pensar y actuar y ser capaces de elegir nuestra verdadera identidad.
No se trata pues, de inventar nuevos modos de liderar, sino de estimular el pensamiento crítico desde un punto de vista constructivo y seguir avanzando hacia el camino de deconstrucción de cualquier relación de poder que genere desigualdad y discriminación.

  • Comunicación, sesgos, género y lenguaje

Es importante entender que el lenguaje no es sexista en sí mismo, pero sí el uso que se hace de él. Lo que llamamos sexismo lingüístico procede de una concepción androcéntrica de la sociedad en la que vivimos, es decir, valoramos y medimos todas las cosas tomando como referencia y medida al hombre. Al hacer un uso sexista del lenguaje estamos transmitiendo una visión estereotipada de la realidad, que supone invisibilizar a las mujeres, ocultándolas y subordinándolas al hombre.